Sabandijas y medios masivos de Miami (I y II)

Por Miradasencontradas, Luis Miguel Rosales

Me fastidia perder el tiempo con las guanajerías que sobre Cuba suelen publicarse en los medios impresos y digitales del sur de la Florida. Claro que de vez en vez, me cae en la mano algo de lo escrito por allá, que leo con curiosidad para, entre líneas, descifrar lo que no se dice con claridad. Les voy a poner 2 ejemplos. Hace algún tiempo leí un artículo de la publicación digital de McClatchy Newspapers, del 7 de octubre de 2007, escrito por la periodista Lucía Yánez, comentando una grandilocuente “Declaración de Miami”, divulgada por Armando Pérez-Roura, presentador de “Radio Mambí”, emisora anticubana del sur de la Florida, ante un grupo de personas en Miami.

La “declaración” coincidió con la proclama del Comandante en Jefe anunciando que, por razones de salud, pasaba sus responsabilidades en el Partido y en el Estado al General de Ejército Raúl Castro, según lo previsto en la Constitución y en los Estatutos del Partido. Pérez Roura exponía uno de esos disparatados proyectos de reformas que “se aplicarían en una Cuba post-Castro”. ¿Y qué ha pasado? Ya no se habla de la citada “Declaración…” ni de Pérez Roura y la Revolución cubana sigue su marcha indetenible, aplicando, sin prisa; pero sin pausa, los cambios que nosotros mismos hemos decidido adoptar.

Otro ejemplo más reciente. En artículo aparecido en El Nuevo Herald del pasado 23 de mayo, el periodista Mario J. Pentón hace referencia a un documento de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) divulgado el 20 de mayo, donde anuncian que en el 2016 «gastaron $400,000 en apoyo a la llamada “disidencia interna” cubana». Hicieron ese anuncio cuando celebraban (digo yo) el 115 aniversario de la imposición de la Enmienda Platt a la naciente República de Cuba, porque la verdadera y definitiva independencia la alcanzamos el 1ro de enero de 1959. Se regodean hablado de la “ayuda” brindada a los que “luchan por la democracia en Cuba”, con mención a Martha Beatriz Roque y René Gómez Manzano, quienes gastan esa ayuda mientras vacacionan en Miami.

También se refieren a José Daniel Ferrer, a las “Damas del Imperio” (digo de Blanco) y a otros grupúsculos y grupusculeros que le están sacando partido al negocio del “anticastrismo” y, suspicacia incluida, los cabecillas de la FNCA dicen todo esto para a su vez tratar de “tumbarle” algunos billetes a la USAID o a quien maneje la parte del presupuesto de EEUU dedicado al entremetimiento en Cuba. Según este periodista, Jorge Más Santos, quien heredó el trono de la FNCA a la muerte de su padre, expresó con mucha prosopopeya: “El destino de Cuba pertenece a los cubanos”. No piensen que dijo eso en un momento de lucidez, aunque este Sr. que nunca en su vida ha puesto los pies en nuestro país y que de cubano no tiene ni la apariencia, en este caso estuvo acertado: “El destino de Cuba pertenece a los cubanos”, pero a los que sentimos como cubanos, a los que dentro y fuera del país llevamos a Cuba en el corazón y en la mente y al pueblo que hace posible que la Revolución continúe su curso inquebrantable a pesar de los Pérez Roura, de los Más Santos y de similares sabandijas.

Parte II.

Los invito a que analicen conmigo los siguientes comentarios tomados de una publicación que les va a sorprender: «La radio del “exilio” y algunos programas de televisión siguen alentando rumores y dedicando su espacio a satisfacer el odio, la venganza y las quimeras de quienes entretienen su vida con fábulas y sueños torpes». «Por décadas, un sector del “exilio” miamense se ha identificado con las causas y los gobiernos más reaccionarios de Latinoamérica, (…) no solo se han manifestado en favor de las más sangrientas dictaduras militares, sino defendido y glorificado a quienes colaboraron con estos regímenes, incluso en los casos de terroristas condenados por las leyes de este país». «Fracasados en sus aspiraciones de alcanzar el poder en Cuba, sueñan con que otros realicen su trabajo y se dedican a la caza de brujas, amparados en la inmadurez y la frustración desarrollados en un exilio demasiado largo y en la ilusión de poder del micrófono. Envenenan la imagen que como comunidad presentamos a nuestros vecinos».

Si está pensando que estos comentarios aparecieron en algún medio vinculado al gobierno cubano o en una publicación de la izquierda internacional está equivocado. Estas afirmaciones se publicaron el martes 28 de octubre de 2008 en un blog del diario ¿pro-castrista? El Nuevo Herald de Miami. Así como les digo amigas y amigos lectores, porque, como decía mi abuelita, “entre col y col… se cuela una lechuga”. Y con permiso del periodista que escribió esas líneas me permito agregar que con esas referencias describió con pelos y señales, a lo que llamo “sabandijas”.

Y ahora que hablamos de musarañas, me ha llegado la información de que existe mucho nerviosismo entre ese cada vez más reducido «sector del “exilio” miamense», porque a más de 100 días de la toma de posesión de Donald Trump, todavía no se ha anunciado cual será la “nueva” política de los EE.UU hacia Cuba y pululan rumores y descabellados comentarios, como si estuviéramos al borde de “un cataclismo universal” que podría “dar al traste con el castrismo” o ¿todo lo contrario? y esto último les aterroriza. La mayoría de los cubanos no hemos perdido el sueño. ¿Qué puede atemorizarnos después de haber resistido el embate de 11 administraciones anteriores? Al momento de redactar estas líneas nuestra Asamblea Nacional está examinando los 3 documentos rectores que marcarán el derrotero en la actualización de nuestro modelo socioeconómico, luego de que fueron sometidos a consulta popular en más de 47,470 reuniones, con la participación de más de un millón 600 mil cubanos, que fueron puestos a la consideración y aprobación de los Diputados y eso de que, como dicen las sabandijas de Miami, “en Cuba no hay democracia”.

Conocí igualmente, por comentarios de visitantes, que la mayoría de los emigrados cubanos rechazan las posiciones recalcitrantes que defienden estas conocidas sabandijas y se regocijan por disfrutar la posibilidad de viajar con más frecuencia a “su país”, donde residen los suyos y donde son bienvenidos, por lo que son partidarios de que siga avanzando el proceso de normalización de las relaciones entre Cuba y los EE.UU. Ya veremos a como tocamos en este guirigay.

Anuncios

Acerca de ZonaFranK

No pestañeo cuando te miro, Para que te acuerdes de mi apellido. La operación Cóndor invadiendo mi nido, ¡Perdono pero nunca olvido!
Esta entrada fue publicada en #CIA, #CubaEEUU y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s