John Bolton: De las amenazas a los hechos

Bolton es el asesor de Seguridad Nacional de Donald Trump. FOTO: Político

En un discurso más cargado de campaña electoral que de contenido político, el controvertido asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, arremetió en Miami contra Cuba, Nicaragua y Venezuela, la troika de países que se opone con más fuerza a los intereses de Washington en la región.

Durante su discurso en la llamada Torre de la Libertad, un edificio simbólico para el ala ultraconservadora de la Florida, Bolton apeló a una escalada retórica para mover los votos de línea dura en el Estado, cuando restan menos de seis días para las elecciones de medio término.

“La troika de tiranía en este hemisferio (Managua, Caracas y La Habana) finalmente ha encontrado su rival”, dijo en tono de bravuconería. Era justo lo que esperaba un auditorio compuesto por congresistas anticubanos como Ileana Ros-Lehtinen, quien hizo las presentaciones oficiales, Mario Díaz-Balart y Carlos Curbelo.

Pero, en concreto, Bolton anunció nuevas sanciones contra el comercio de oro venezolano, una de las formas de acceso a divisas del país suramericano, envuelto en una severa crisis económica.

La media se suma a una larga lista de prohibiciones diseñada para cortar las fuentes de financiamiento de Caracas y cercar a los principales líderes políticos chavistas.

Sobre Nicaragua no anunció sanciones concretas, pero amenazó al gobierno de Daniel Ortega con aumentar las presiones sino llamaba a elecciones anticipadas, en violación de lo estipulado en su Carta Magna.

Nuevas sanciones contra Cuba

Buena parte de la intervención de Bolton en Miami estuvo centrada en Cuba, un país que estaba entre sus obsesiones durante el tiempo que pasó en el equipo de gobierno de George W. Bush y al que ha regresado con fuerza en su posición actual de asesor de Seguridad Nacional de Donald Trump.

Anunció que se incluirán cerca de una docena de compañías cubanas vinculadas al sector militar en la lista negra del Departamento de Estado que recoge las entidades vetadas para los negocios con Estados Unidos.

La medida fue establecida en el memorando presidencial hecho público por Trump en la ciudad de Miami en junio del 2017.

El cambio de política, diseñado por legisladores cubanoamericanos como Marco Rubio y Mario Díaz-Balart, implicó un retroceso en los avances alcanzados durante la última parte de la administración de Barack Obama y un recrudecimiento de la aplicación del bloqueo.

En entrevista con el Nuevo Herald, Bolton dijo que en las próximas semanas tendrá lugar una revisión de la política hacia Cuba para garantizar la implementación de ese memorando presidencial y que las políticas se adecúen a lo expresado por el presidente en su discurso ante la ultraderecha miamense.

¿Se abrirá el Título III de la Helms-Burton?

Aunque Bolton no lo mencionó en su discurso en la Torre de la Libertad, sí filtro a la prensa la posibilidad de ir aún más lejos en las medidas contra Cuba, un viejo anhelo suyo desde la época de Bush.

Estados Unidos está considerando “seriamente” nuevas medidas, entre ellas permitir las reclamaciones de los ciudadanos cubanos cuyas propiedades fueron confiscadas al triunfo de la Revolución y que luego obtuvieron la nacionalidad estadounidense, dijo el asesor de Trump en la misma entrevista con el Nuevo Herald.

“Esa es una propuesta seria, vale la pena explorarla, hemos escuchado de miembros del Congreso que son muy serios con respecto a esto. Y esta vez vamos a considerarlo seriamente”, añadió.

El senador de origen cubano, Marco Rubio, es uno de los principales promotores de esta medida, cuyo objetivo fundamental es torpedear cualquier posible acercamiento entre los dos países.

Las demandas por las propiedades nacionalizadas están en el núcleo del diferendo histórico entre Cuba y Estados Unidos, pero los especialistas coinciden en que Washington solo tiene potestad de reclamación sobre las empresas que eran propiedades de sus nacionales en el momento de la confiscación.

Esto se reduce, de acuerdo con cifras oficiales estadounidense, a unos siete mil millones de dólares en activos, los cuales fueron incluidos en conversaciones preliminares entre La Habana y Washington durante la época de Obama.

Sin embargo, el monto de las posibles reclamaciones de los cubanoamericanos asciende a decenas de miles de millones de dólares.

Uno de los acápites más polémicos de la Ley Helms-Burton, su Título III, abre la posibilidad de este tipo de reclamaciones. Pero sus consecuencias podrían ser tan graves para los propios Estados Unidos y sus principales aliados, que todas las administraciones desde el gobierno de Bill Clinton suspenden su aplicación cada seis meses.

La insinuación de Bolton abriría las puertas a cientos de demandas contra compañías extranjeras con presencia en Estados Unidos que tienen negocios en las propiedades o terrenos nacionalizados por la revolución.

Cuando la Helms-Burton fue aprobada en 1996, Canadá, México y la Unión Europea aprobaron leyes vacuna para evitar la aplicación extraterritorial de medidas similares, por lo que un cambio por parte de Washington abriría una batalla legal de consecuencias insospechada.

“Las cortes de los Estados Unidos serían inundadas, se limitaría la capacidad de las empresas estadounidenses de hacer negocios en Cuba y los aliados internacionales podrían responder de vuelta  las demandas contra sus empresas en la Isla”, escribió recientemente el politólogo estadounidense William LeoGrande sobre un escenario de apertura del Título III de la Helms-Burton. “El enredo resultante de las litigaciones tomaría años en resolverse”.

“Los negocios de los Estados Unidos tampoco estarían libres de posibles demandas”, añadió Leogrande el Huffington Post. “Una familia cubanoamericana en MIami reclama tener la propiedad de la tierra en la que se construyó el Aeropuerto Internacional José Marti, por lo que cualquier compañía estadounidense que viaje a Cuba podría ser demandada bajo el Título III”.

La bravuconería de Bolton también podría responder al interés de la actual administración de ganar votos de los sectores cubanos y venezolanos más radicales de cara a las elecciones de medio término, pero sus especulaciones juegan con fuego.

Un camino fracasado

Un elemento significativo del discurso de Bolton en Miami fue su regreso a una retórica de confrontación abierta que parecía superada entre los dos países, así como los métodos de presión y agresión directa que han demostrado su inefectividad durante más de medio siglo.

Pocos minutos antes del inicio de su intervención, la política de bloqueo estadounidense contra Cuba recibía el rechazo de Naciones Unidas, donde la delegación norteamericana quedó una vez más con el exclusivo apoyo de Israel y el rechazo de 189 países del orbe.

De nada le valió la maniobra de introducir ocho enmiendas para cambiar el sentido de la resolución contra el bloqueo y demorar el proceso. Todas y cada una fueron rechazadas de manera abrumadora y Estados Unidos quedó incluso más aislado que antes en sus esfuerzos por señalar a Cuba.

El propio diario Washington Post replicó un cable de la agencia AP que destaca el aislamiento en el que se encuentra Estados Unidos respecto a Cuba, en momentos en que el presidente cubano expande los vínculos de la mayor de las Antillas en una gira internacional por Europa y Asia.

“Los Estados Unidos ansían ver caer cada una de las esquinas del triángulo: La Habana, Caracas y Managua”, dijo Bolton en Miami. Pero la historia reciente le indica que la espera podría ser más larga de lo que imagina.

Acerca de ZonaFranK

No pestañeo cuando te miro, Para que te acuerdes de mi apellido. La operación Cóndor invadiendo mi nido, ¡Perdono pero nunca olvido!
Esta entrada fue publicada en #CIA, #CubaEEUU, bloqueo a Cuba, Congreso EEUU, Cuba, DDHH, derecha de Miami, Donald Trump, EEUU, Embajada EEUU y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.