Diez datos para usar como argumento en un debate real sobre Venezuela.

¿Medios de comunicación? ¿Ayuda humanitaria? ¿Fraude electoral?. Estos son algunos de los temas que siempre aparecen a la hora de hablar de Venezuela. ¿Estás preparado para debatirlos?

La desinformación y tergiversación de la mayoría de los medios de comunicación contra Venezuela y su Gobierno generan un fenómeno peligroso: que la población que se informa a través de ellos, crea como verdad noticias falsas.

Para combatir la ignorancia y argumentar de manera sólida en los debates que se dan en torno a la situación que existe en Venezuela, el economista y académico español Alfredo Serrano recopiló una sencilla lista de datos, a la que hemos aportamos algunos otros, para nutrir las discusiones y, de paso, educar sobre la realidad venezolana.

1. El órgano electoral

La Asamblea Nacional (AN) de Venezuela, en desacato desde 2016, que preside el diputado de oposición Juan Guaidó, fue electa a través del Consejo Nacional Electoral (CNE) venezolano, el mismo órgano con el que se eligió al presidente Nicolás Maduro en 2013 y 2018. Tanto la directiva de la AN como Guaidó afirman que el CNE es una institución manipulada, argumentando de esta forma que la reelección del mandatario es un fraude. Bajo esta lógica de la oposición, entonces la AN y todos sus diputados, incluyendo a Juan Guaidó, también lo serían.

Sin embargo, hasta ahora no existen documentos que prueben esa acusación y, por el contrario, los informes de los observadores de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) han acreditado que no existen irregularidades en los 25 procesos electorales llevados a cabo en Venezuela durante los últimos 20 años.

2. Reconocimientos

OEA
La Organización de los Estados Americanos (OEA) no ha reconocido a Guaidó como presidente encargado de Venezuela. Lo ha hecho su secretario general, Luis Almagro, por su propia cuenta y bajo su propio riesgo, pero no sus estados miembros como bloque. Almagro intentó que la OEA se manifestara por esta medida, pero la mayoría de las naciones no apoyaron la moción.

ONU
Asimismo, la ONU tampoco ha reconocido a Guaidó. Tras la votación extraordinaria convocada por Estados Unidos (EE.UU.) para llevar a cabo esta acción, fue rechazada por la mayoría de sus Estados miembros. Así lo ha corroborado en varias oportunidades el secretario general de la ONU, António Guterres, dejándolo claro en una carta en la que aprueba el ingreso de “ayuda humanitaria” a Venezuela, siempre que esta sea aprobada por el Gobierno de ese país, presidido por Nicolás Maduro.

Papa Francisco
El máximo representante de la Iglesia Católica en el mundo tampoco se sumó al reconocimiento de Guaidó, según manifestó tras responder una pregunta al respecto hecha por una periodista durante su reciente vuelo de regreso a Italia de su gira en Panamá.

Unión Europea
No todos los países de la Unión Europea (UE) han desconocido a Nicolás Maduro. Italia, Grecia, Rumania, Irlanda, Bulgaria, Chipre, Malta y Eslovaquia no apoyan la moción de Guaidó y, como bloque, la UE no ha determinado una decisión.

Otras Naciones
Países de gran importancia geopolítica y económica como ChinaRusia, Turquía, Irán, México y Sudáfrica, además de las naciones que integran la Comunidad del Caribe, Caricom y el Parlasur, el parlamento del Mercosur, como también los Gobiernos latinoamericanos amigos de Venezuela como Cuba, Bolivia y Nicaragua tampoco validan a otro presidente que no sea Nicolás Maduro.

3. Las reservas

Venezuela es el primer país del mundo con mayor cantidad de reservas de petróleo; el octavo con mayor cantidad de reservas de gas; el valor de sus reservas de oro supera al Producto Interno Bruto (PIB) de Chile o Dinamarca; el valor de sus reservas de hierro supera al PIB de México o España; el valor de sus reservas de diamantes, supera al PIB de Paraguay o Bolivia. Además, recientemente, se ha demostrado que en territorio venezolano existen grandes cantidades de mineral metálico coltán.

4. Propiedad

En cuanto a propiedad, 98,5 por ciento de las empresas constituidas en Venezuela son privadas; el 0,5 por ciento son mixtas; y el 1 por ciento son completamente públicas.

5. Medios de Comunicación

En esa misma línea, 80 por ciento de los medios de comunicación de Venezuela son privados y, de ellos, la mayoría pertenecen a la oposición.

6. Sanciones de EE.UU.

Según un artículo publicado por el medio estadounidense New York Times, las nuevas sanciones impuestas contra Venezuela por parte del Gobierno de Donald Trump le costarán a la economía venezolana un total de 11.000 millones de dólares en ingresos perdidos del petróleo.

A esto se suman las consecuencias económicas de los previos decretos estadounidenses contra el país: El primero fue el de Barack Obama, aprobado el 9 de marzo de 2015, medidas aplicadas bajo el argumento de “riesgo extraordinario” que genera Venezuela para la seguridad de EE.UU., según indicó Obama; las demás sanciones han sido generadas durante el Gobierno de Trump.

7. Relaciones exteriores

China es uno de los principales socios y amigos en relaciones económicas y políticas con Venezuela. El país suramericano representa el 40 por ciento del financiamiento que el Gobierno chino concede a toda América Latina. Asimismo, Rusia y Turquía también son grandes socios de Venezuela. Estas relaciones bilaterales fueron forjadas durante los Gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

8. Frontera con EE.UU.

Un dato importante es la frontera que tiene Venezuela con EE.UU., regulada por el Tratado de Límites marítimos de 1978, que fija la frontera marítima entre las islas de Venezuela en el Mar Caribe y los territorios dependientes de EE.UU., en esa zona, es decir Puerto Rico y las Islas Vírgenes.

9. La ayuda humanitaria de EE.UU.

Desde el inicio de las dificultades económicas deribadas por el bloque estadounidense, el Gobierno de Nicolás Maduro distribuye alimentos de primera necesidad (arroz, azúcar, harina, leche, aceite, granos, entre otros) para seis millones de familias en todo el país. Estos “combos” llegan a los hogares cada 30 días a través de los Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP).

La “ayuda humanitaria” prometida por EE.UU., y promovida localmente por la oposición que encabeza Guaidó, tiene un costo de 20 millones de dólares, cifra con la que se podrían adquirir solo 1 millón 500 de combos CLAP. Asimismo, con 20 millones de dólares solo se logra abastecer a cinco mil venezolanos en un período no superior al mes.

Es importante saber que durante 2017 y 2018, la UE y EE.UU. han enviado en conjunto un monto aproximado de 60 millones de dólares en “ayuda” a Venezuela, cantidad que aún triplicando la anunciada recientemente, beneficia a un 6 por ciento de la población solo en consumo de arroz.

Asimismo, ni los 20 ó 60 millones de dólares se equiparan a los 23 mil millones de dólares que EE.UU. y países de le UE le quitaron a Venezuela con sus sanciones económicas; cifra equivalente al presupuesto que destina España para salud y educación durante tres años.

10. Ayudas que no son cubiertas por los medios

Decir que Nicolás Maduro rechaza la ayuda extranjera es una falacia. El hecho de que lo haga con la recientemente ofrecida por EE.UU. responde al injerencismo de esta acción.

El programa de la Organización Panamericana de Salud (OPS) para tratar ciertas enfermedades en Venezuela, existe hace años en el plan de Salud del país suramericano. En el sitio web del organismo están detalladas las asistencias, tras un convenio con el ministerio de salud de Venezuela y la OPS, y que se han traducido en entrega de medicamentos y anticonceptivos y en capacitación en el manejo de epidemias.

Solo en enero de 2019, la OPS entregó medicamentos para 3 mil pacientes, además de 3 millones de trabletas antirretrovirales, e insumos para cubrir el 95 por ciento de las vacunas contra la sarampión y la difteria.

Asimismo, en noviembre de 2018 la ONU aprobó recursos a través del Fondo Común de Respuesta a Emergencias (CERF), por un monto de 9.2 millones de dólares para programas humanitarios en Venezuela, en colaboración con del Estado venezolano.


Venezuela: epicentro geopolítico mundial

Estados Unidos, desesperado ante el fracaso de sus intentos por destruir la Revolución Bolivariana, ha nombrado a un payaso como presidente de Venezuela. Equivalente a una declaración de guerra, ha puesto nuestra región a las puertas de un conflicto bélico de grandes proporciones. Juan Guaidó fue preparado en Estados Unidos y en Serbia para el cambio de régimen bajo la supervisión de la CIA y puesto en circulación hace unos meses hasta su ilegal autoproclamación el 23 de enero.

Si Washington y sus satélites en el cártel de Lima y en la Unión Europea lograran consumar la anhelada intervención militar en Venezuela, cualquier coalición imperialista podría, desde ese momento, al margen del derecho internacional, hacer lo mismo contra gobiernos que no sean de su agrado. Después de una larga serie de intentonas golpistas, Venezuela es sometida desde 2013, a una guerra hibrida: bloqueo económico, financiero y comercial, desabastecimiento selectivo de productos e inflación comprobadamente inducida por los capitales externos y sus súbditos internos de la oligarquía local, guerra mediática internacional y actos terroristas focalizados.

En Venezuela no se necesita ayuda humanitaria. Bastaría que Washington comenzara por liberar los aproximadamente 23 mil millones de dólares que retiene al tesoro venezolano. Solo con ellos, Venezuela podría comprar los mil millones en medicamentos que necesita durante un año y quedaría sobradamente para otras necesidades apremiantes.

Venezuela mantiene la producción agropecuaria y en algunos renglones la ha aumentado, su industria y minería continúan funcionando. La producción petrolera ha caído debido a la falta de piezas de repuesto, la resequedad financiera y la actividad contrarrevolucionaria en su interior, pero ya sienta bases firmes para volver a crecer. Existe una industria farmacéutica en manos de transnacionales, que intencionalmente, para generar disgusto en la población, no produce ciertos medicamentos críticos en cantidad suficiente y oportuna. En los últimos 7 años, el país ha construido 2 millones quinientas mil viviendas de calidad en entornos urbanísticos amigables. Mantiene una escolarización de más de 7 millones de infantes en escuelas primarias, ha aplicado 8 millones de vacunas en coordinación con la Organización Mundial de la Salud que protegen a la población contra enfermedades contagiosas. En resumen, hablar de crisis humanitaria y de necesidad de ayuda humanitaria, no es más que un pretexto para una intervención militar.

Es perverso calificar de ilegítimo al presidente Nicolás Maduro. Fue electo en 2018 en comicios en los que votaron más de 8 millones de electores, de los cuales mas de 6 lo hicieron por el abanderado de la Revolución, 67.84% del total. El ente electoral que contó los votos fue el mismo que en 2015 certificó la importante victoria de la oposición en los comicios parlamentarios. Numerosos observadores no reportaron ninguna irregularidad de importancia. La oposición tuvo presentes a sus técnicos, como siempre, en las numerosas auditorias realizadas al sistema electoral. Dos pequeños partidos políticos de extrema derecha se abstuvieron de competir, pero ello no invalida la elección según la ley

Las organizaciones políticas que no presentaron candidatos seguían la orden dada por Washington cuando, en el momento en que se firmaría el acuerdo para una solución política al conflicto entre el gobierno bolivariano y la oposición, se retiraron de la mesa de negociación, ante el asombro de los mediadores: el expresidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero y el mandatario dominicano Danilo Medina. Comenzaba así la recta final del nuevo plan imperialista para derrocar al mandatario venezolano, apoderarse de los cuantiosos recursos de Venezuela y aniquilar al chavismo como sujeto histórico a escala latinocaribeña. En agosto de este año se produjo el fallido intento de magnicidio contra Maduro, seguido de varios ataques terroristas puntuales contra la infraestructura energética y ataques a pequeños cuarteles, que buscan dividir a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

Pero Caracas y todas las ciudades venezolanas permanecen tranquilas, alegres, y las pruebas de apoyo popular y lealtad de las FANB al presidente son contundentes. Maduro ha participado en maniobras con las principales unidades militares y navales. En una reunión en la que nos habló de este tema relató emotivamente su encuentro con los 200 pilotos de combate partícipes de la defensa antiaérea.

Defender la soberanía y la integridad territorial de Venezuela es hoy, deber sagrado de todas las mujeres y hombres amantes de la paz, porque la patria bolivariana ha devenido epicentro de la disputa mundial entre el orden unipolar defendido por Washington y el multipolar al que aspiran China y Rusia con el apoyo de los gobiernos independiente. En esta encrucijada se decidirá no solo la soberanía venezolana, sino la de todos los pueblos del mundo.

Tomado de http://www.cubadebate.cu/opinion/2019/02/10/venezuela-epicentro-geopolitico-mundial-2/

Acerca de ZonaFranK

No pestañeo cuando te miro, Para que te acuerdes de mi apellido. La operación Cóndor invadiendo mi nido, ¡Perdono pero nunca olvido!
Esta entrada fue publicada en #Venezuela, DDHH, EEUU, Nicolas Maduro y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .