Venezuela: lo que pasó y lo que viene. Claves para entender el plan de EEUU contra el gobierno de Nicolás Maduro

Por: Marco Teruggi

La oposición consiguió ayer un fuerte impacto mediático pero no logró avances en su estrategia para tomar el poder. Tras la aparición de Guaidó y López en la madrugada hubo una progresiva pérdida de fuerza en horas de la tarde. La noche transcurrió sin acontecimientos públicos y hoy habrá nuevas marchas.

Venezuela amaneció sin noticias de madrugada ni acontecimientos de último momento. La noche, que se esperaba podía traer nuevos movimientos, resultó transcurrir en esa tensa calma que ya es costumbre. Las entrevistas y análisis en diferentes medios de comunicación duraron hasta horas avanzadas para repasar la cantidad de hechos suscitados durante las doce horas de mayor fuerza del martes: desde la aparición de Juan Guaidó y Leopoldo López hasta la huida de este último a la embajada de Chile y luego de España.

Un sector de la derecha y medios de comunicación situados en Miami, calificaron los hechos como un punto de inflexión que puso al gobierno de Nicolás Maduro en su punto más crítico. Según esa mirada, solo sería cuestión de horas, días, a lo sumo semanas, para que el presidente deba escapar del país.

Dos declaraciones generaron mayor eco en esa mirada. La primera fue la pronunciada por el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, quien afirmó que “Maduro estaba listo para irse y los rusos lo hicieron quedarse”. La segunda fue dada por el asesor de seguridad nacional, John Bolton, quien afirmó haber hablado con el general en jefe e la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) Vladimir Padrino López, el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno, y el comandante de la Guardia Presidencial, Iván Rafael Hernández, y que estos hombres “habían acordado con Guaidó transferir el poder de Nicolás Maduro al presidente interino”.

Esa mirada triunfalista fue matizada por otros medios de comunicación y políticos opositores, quienes resaltaron aquello que puede verse en fotos: la falta de masividad en la respuesta popular ante el llamado hecho por Guaidó y López en la mañana. Si el plan era, como lo anunciaron, generar un levantamiento popular, ese plan no dio resultado. En cuanto a lo militar, sin tomar en cuenta especulaciones y frases como la de Bolton -acostumbrado a este tipo de operaciones mediáticas- lo cierto es que la acción de la madrugada nunca se acercó a poder controlar la base militar de La Carlota, ni tuvo respaldo de otros sectores de la Fanb.

El balance del 30 es entonces múltiple, aunque alejado de la narrativa de victoria inmediata, propia de las formas utilizadas por la estrategia de la derecha que pide el golpe militar o la intervención internacional. Lo mismo habían planteado a puertas del 23 de febrero: también, decían, era cuestión de horas.

La jornada fue, no hay dudas, de fuerte impacto. Por la dimensión militar del anuncio, la presencia de López, las imágenes de militares apostados con ametralladoras en un puente de Caracas, luego armados arriba de un camión, y el anuncio de que irían hacia el oeste de la ciudad, es decir hacia el centro del poder político. La progresiva pérdida de fuerza se vio con las horas de la tarde por la falta de masividad y el callejón sin salida en el cual se encontraba la maniobra de la derecha: no podían avanzar hacia el Palacio de Miraflores ni mantenerse por tiempo indefinido en ese punto.

El punto que selló el final de la jornada fue la presencia de López y su esposa en la embajada de Chile, y luego en la de España, un cambio que atribuyó a la falta de habitaciones disponibles en el primer punto. Quien iba a encabezar el golpe pasó en un lapso de doce horas de estar al frente de un posible levantamiento militar a buscar un sitio donde resguardarse. Algunas especulaciones apuntaron a que la operación fue para lograr que López escapara de su prisión domiciliaria, una explicación que deja fuera varios elementos y no logra dar cuenta de la totalidad de una acción que perseguía varios objetivos simultáneos.

El presidente Maduro brindó una cadena nacional a las nueve de la noche, donde ratificó algunas líneas principales que habían sido transmitidas durante todo el día. La primera y principal: que la Fanb no se había fracturado, los altos mandos y los cuarteles se habían mantenido leales al orden constitucional. También realzó la movilización que se dio durante todo el día al frente y en los alrededores del Palacio de Miraflores, en una nueva demostración de fuerzas y disposición a hacer frente al intento de golpe de Estado que ayer fue más nítido que nunca.

En ese contexto la noche transcurrió sin nuevos acontecimientos públicos. El país amaneció con las imágenes de una jornada que quedará en la historia, así como frente a un nuevo día de movilizaciones, donde tanto el chavismo como la oposición movilizarán. El 1 de mayo es una fecha que la revolución ha hecho propia desde sus inicios, en cuanto a la convocatoria de la derecha se planteó que hoy sería el nuevo paso en la denominada “operación libertad”. El centro anunciado de las acciones será Caracas, en un escenario donde el factor imprevisto siempre está sobre la mesa.

Tomado de https://www.telesurtv.net/opinion/Venezuela-lo-que-paso-y-lo-que-viene-20190501-0022.html


El «plan maestro» de #EEUU para acabar con #Venezuela bolivariana

Por

Un siniestro plan está en marcha, su objetivo: acabar con la Venezuela bolivariana. Los detalles de este proyecto aparecen meticulosamente especificados en un documento que lleva la firma del almirante Kurt Walter Tidd, actual comandante en jefe del Comando Sur estadounidense.

La primera fase comenzó a aplicarse antes de las elecciones venezolanas, si no tenían éxito en derrocar al presidente Nicolás Maduro, accionarían el Plan b, que incluirá a varios países imponiendo una «fuerza multilateral» para intervenir militarmente y se utilizaría todo el aparato propagandístico y mediático más acciones violentas en «defensa de la democracia».

El documento llama a «alentar la insatisfacción popular aumentando el proceso de desestabilización y el desabastecimiento» para «asegurar el deterioro irreversible de su actual dictador». Lo que nos recuerda aquel plan expuesto en un documento del Secretario de Estado asistente Lester Mallory, el día 6 de abril de 1960, dirigido a poner fin a la Revolución Cubana, que llamaba a debilitar la vida económica, provocar hambre y desesperación al pueblo cubano para que este derrocara al gobierno.

El arte de la perversión llega al punto de recomendar sitiar, ridiculizar y mostrar como un símbolo de torpeza e incompetencia, al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. El plan está destinado a ejecutarse en forma rápida y efectiva contra la llamada «dictadura» de Venezuela.

PRIMERA PARTE DEL PLAN

  • Incrementar la inestabilidad interna a niveles críticos, intensificando la descapitalización del país, la fuga de capital extranjero y el deterioro de la moneda nacional, mediante la aplicación de nuevas medidas inflacionarias que incrementen ese deterioro.
  • Exacerbar la división entre los miembros del grupo de gobierno, revelando las diferencias de sus condiciones de vida.
  • Obstruir todas las importaciones y al mismo tiempo desmotivar a los posibles inversores foráneos para contribuir a hacer más crítica la situación de la población.
  • Apelar a aliados domésticos y a otras personas insertadas en el escenario nacional con el objetivo de generar protestas, disturbios e inseguridad, pillaje, saqueos, robos, asaltos y secuestros de buques y de otros medios de transportes, con la intención de desabastecer el país, a través de todas las fronteras y otras posibles maneras, poniendo en peligro la seguridad nacional de sus vecinos.
  • Consideran importante «causar víctimas» y señalar como responsable al gobierno de Venezuela.
  • Es importante magnificar, frente al mundo, la crisis humanitaria, a la que está sometida el país.
  • Usar la mentira de una corrupción generalizada de los gobernantes.
  • Ligar el gobierno al narcotráfico para desacreditar su imagen ante al mundo y sus seguidores domésticos.
  • Promover la fatiga entre los miembros del Partido Socialista Unificado de Venezuela, incitando a la inconformidad entre ellos mismos, para que rompan ruidosamente las relaciones con el gobierno.
  • Estructurar un plan para lograr la deserción de los profesionales más calificados del país, para dejarlos sin profesionales en absoluto, lo que agravará más la situación interna y en este sentido culpar al gobierno.

SEGUNDA PARTE

  • Intensificar el descontento contra el régimen de Maduro.
  • Señalar la incompetencia de los mecanismos de integración creados por los regímenes de Cuba y Venezuela, especialmente la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (alba) y Petrocaribe.
  • Utilizar a los oficiales del ejército como una alternativa de solución definitiva.
  • Continuar endureciendo la situación dentro de las Fuerzas Armadas para llevar a cabo un golpe de Estado, si esta crisis no hace que la dictadura colapse o el dictador no se decide a hacerse a un lado.
  • Continuar el fuego continuo en la frontera con Colombia, multiplicar el tráfico de combustible y otros bienes, el movimiento de los paramilitares, incursiones armadas y tráfico de drogas, provocando incidentes armados con las fuerzas de Seguridad de la Frontera.
  • Reclutar paramilitares, mayormente de los campos de refugiados en Cúcuta, la Guajira y del Norte de Santander, áreas ampliamente pobladas por ciudadanos colombianos que emigraron a Venezuela y que ahora retornaron.

TERCERA PARTE

  • Preparar el involucramiento de fuerzas aliadas en apoyo a los oficiales del ejército venezolano o para controlar la crisis interna.
  • Establecer en una línea de tiempo rápido que prevenga que el dictador continúe ganando el control del escenario interno.
  • Obtener el apoyo de cooperación de las autoridades aliadas de países amigos.
  • Organizar las provisiones de las tropas, apoyo logístico y médico.
  • Hacer buen uso de las facilidades de la vigilancias electrónicas y las señales inteligentes; de hospitales y dotaciones desplegadas en Darién (selva panameña), el equipamiento de drones del Plan Colombia, como también las tierras de las antiguas bases militares de Howard y Albroock, en Panamá, así como las pertenecientes a Río Hato. Además, en el Centro regional Humanitario de Naciones Unidas, diseñado para situaciones de catástrofe y emergencia humanitarias, que cuenta con un campo de aterrizaje aéreo y sus propios almacenes.
  • Avanzar en la basificación de aviones de combate y helicópteros, vehículos blindados, posiciones de inteligencia y unidades militares de logística especiales, policías, oficiales militares y prisiones.
  • Desarrollar la operación militar bajo bandera internacional, patrocinada por la Conferencia de los Ejércitos latinoamericanos, bajo la protección de la oea y la supervisión, en el contexto legal y mediático, del secretario general de la oea Luis Almagro.
  • Declarar la necesidad de que el Comando Continental fortalezca la acción, usando el instrumento del Capítulo Democrático Interamericano, con el objetivo de evitar la ruptura democrática.
  • Unir a Brasil, Argentina, Colombia y Panamá para contribuir al mejor número de tropas, hacer uso de su proximidad geográfica y experiencia en operaciones en regiones boscosas o selváticas.
  • Fortalecer la condición internacional de la acción con la presencia de unidades de combate de Estados Unidos y de las naciones mencionadas; bajo el mando general del Estado Mayor Conjunto liderado por Estados Unidos.
  • Promover la participación internacional en este esfuerzo como parte de la Operación Multilateral con contribución de Estados, organismos no estatales y cuerpos internacionales y abastecer de adecuada logística, inteligencia y apoyos, anticipando especialmente los puntos más valiosos en Aruba, Puerto Carreño, Inírida, Maicao, Barranquilla y Sincelejo en Colombia, y Roraima, Manaos y Boa Vista en Brasil.

PLAN MEDIÁTICO

  • Incrementar dentro del país, a través de los medios de comunicación locales y extranjeros, la diseminación de mensajes diseñados y basados en testimonios y publicaciones originados en el país mismo, haciendo uso de todas las capacidades posibles, incluidas las redes sociales.
  • Asegurar o mostrar el uso de medios violentos por parte de la «dictadura» para obtener el apoyo internacional, utilizando todas las capacidades de la Guerra Sicológica del Ejército de Estados Unidos.
  • Estados Unidos deberá apoyar internamente a los Estados americanos que lo apoyan, levantar la imagen de estos y del orden multilateral de instituciones del sistema interamericano, como instrumentos para la solución de los problemas regionales.
  • Promover la necesidad de envío de la Fuerza Militar de la onu para la imposición de la paz, una vez que «la dictadura corrupta de Nicolás Maduro sea derrocada».

Acerca de ZonaFranK

No pestañeo cuando te miro, Para que te acuerdes de mi apellido. La operación Cóndor invadiendo mi nido, ¡Perdono pero nunca olvido!
Esta entrada fue publicada en #Venezuela, Donald Trump, EEUU y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.