Comunicado del Movimiento al Socialismo (MAS-IPSP)

Ante el cerco mediático que enfrenta la verdad en nuestro país, el Movimiento al Socialismo comunica al pueblo boliviano y la comunidad internacional que desde anoche 10 de noviembre de 2019 se activó un plan de magnicidio a cargo de Umopar y la Policía Boliviana en la fase dura del golpe de estado contra nuestros líderes Evo Morales y Álvaro García, razón por la cual el ofrecimiento de asilo por parte del gobierno mexicano fue aceptado.

Durante todo el día de hoy 11 de noviembre, los golpistas pusieron en grave riesgo la vida de nuestros líderes Evo y Álvaro, primero con amenazas públicas de policías de proceder con operativos para detenerlos, luego con el cierre de nuestro espacio aéreo, impidiendo con trabas administrativas a cargo de la Fuerza Aérea Boliviana el ingreso del avión mexicano que venía a recogerlo.

El pueblo boliviano esta viviendo momentos terribles, con policías y motoqueros infringiendo pánico en las calles y con el alto mando militar decidiendo arremeter contra los ciudadanos a título de pacificación, incluso impidiendo que personalidades, iglesia y políticos encuentren salidas constitucionales y democráticas a la crisis que enfrentamos.

Militares en las calles, disparando desde helicópteros en Cochabamba, movilizando tanques, tropa y armamento en La Paz para aniquilar a nuestro pueblo tan sólo por resistir a la injusticia y al atropello, racismo, violencia y la infame estrategia de impedir que nuestros líderes continúen con la conducción del país.

El golpe de Estado fue una construcción de varios pasos, primero instalando la idea de fraude electoral para generar molestia en las calles, negando nuestra victoria, y utilizando el informe de auditoría de la OEA, tergiversando su contenido, cuando este categóricamente habla de irregularidades y no de fraude; luego pidiendo la nulidad de las elecciones, posteriormente la renuncia de nuestros líderes, para finalmente concretar su estrategia con el amotinamiento policial, articulando el plan antidemocrático, instalando un régimen de terror, amenazas y persecución.

Están forzando la paciencia de nuestro pueblo, no les bastó la renuncia de nuestros Hermanos Presidente y Vicepresidente, sino que incluso intentan forzar un gobierno fuera de la sucesión constitucional, al pretender que la 2da Vicepresidenta del Senado conduzca el golpe de estado autonombrándose presidenta de la Asamblea Legislativa Plurinacional y automáticamente Presidenta del Estado, cuando en términos estrictamente constitucionales es a la Presidenta del Senado Adriana Salvatierra a quien le corresponde asumir esa transición.

En esa línea de acciones irregulares, las fuerzas armadas, han materializado la traición al pueblo boliviano, apoyadas económicamente por el Cívico Camacho, quienes, coludidos con los opositores mencionados, cerraron este el circuito del golpe de estado.

Compatriotas, ni la vileza y el ensañamiento contra nuestros hermanos Evo y Alvaro logrará una mirada de tristeza, de arrepentimiento o pena, este nuevo sacrificio de nuestros líderes es para mantenernos unidos, fuertes y luchando por el pueblo como siempre lo hemos hecho…

Denunciemos el golpe de estado, mostremos al mundo que el odio solo es por haber empoderado dignamente al pueblo boliviano.

Tomado de IslaMía

Cómo los medios operaron a favor del cambio de régimen en Bolivia

El golpe de Estado al presidente reelecto del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, contó con mecanismos de manipulación que completaron la tarea de redondear la percepción de los acontecimientos hacia el objetivo destituyente.

Medios y laboratorios establecieron una estrategia sincronizada que permitió mantener el flujo de información a favor de los partidos políticos, instituciones y bandas terroristas, entre otros actores, que forzaron condiciones de inestabilidad en el estamento democrático boliviano.

“Crisis” y “renuncia”: no se habla de golpe

Los resultados de las elecciones del 20 de octubre fueron cuestionados por la oposición al MAS luego de que el Tribunal Superior Electoral (TSE) interrumpió el conteo provisorio de los votos, cuando aún no habían sido escrutados los votos de las zonas campesinas y del exterior del país.

Se tomó este hecho para dar curso a una escalada de asedio con el Grupo de Lima como brazo político a través de la Organización de Estados Americanos (OEA), un organismo al que el gobierno de Evo Morales le otorgó un poder fiscalizador sobre las elecciones y sobre el proceso político general del país.

Corporaciones mediáticas vinculadas a la burguesía y la iglesia boliviana mantuvieron el dedo acusador en contra de Morales durante la semana previa al golpe, la arremetida violenta de los movimientos “cívicos” nacionales intensificó una “crisis” desde el pasado 23 de octubre cuando el presidente del Comité Cívico Pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, llamó a un paro cívico en Santa Cruz como protesta a los resultados electorales.

Camacho radicalizó la medida y dijo que el paro sería de carácter indefinido con el respaldo del llamado Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) y otras plataformas a nivel nacional. La voz de fraude era letanía en los medios bolivianos e internacionales y el 2 de noviembre, en medio de una movilización, Camacho exigió la renuncia inmediata de Morales. El libreto que utilizaba se parecía al aplicado por la derecha venezolana contra Hugo Chávez a finales de 2003 durante el paro petrolero.

Luego de una semana de escalada terrorista amparada por la prensa, tomas de medios, amenazas, persecución y acoso a funcionarios públicos sin acción contundente del poder judicial, fiscalía ni Fuerzas Armadas, el domingo 10 de noviembre manifestantes opositores tomaron los estudios principales de Patria Nueva y la red estatal de Bolivia TV, la radio y la televisión estatales, obligando a suspender los servicios informativos que estaban entonces concentrados en las protestas que demandaban la renuncia de Evo Morales.

Ejecutivos y funcionarios de esas empresas denunciaron que se logró que los ocupantes desistieran de provocar destrozos en los equipos a cambio de que ambos medios transmitieran solo música en el caso de la radio, y películas o documentales en la televisión mientras los medios privados callaban al respecto.

Varios sucesos agudizaron la crisis ese mismo día, el primero fue un informe “preliminar” de técnicos de la OEA que, con una muestra sesgada, exhortaba a repetir el proceso electoral.

A esto siguió el anuncio presidencial de nuevas elecciones, luego la renuncia de varios funcionarios de los gobiernos nacional, regional y municipal. El colofón fue la declaración de las Fuerzas Armadas de Bolivia “sugiriendo” la renuncia de Evo Morales, lo que fue resumido como “presión social”.

Los titulares de medios como Erbol, La Patria, Página Siete, que ya venían llamando “crisis” a la escalada violenta coordinada por la oposición, apodaban de “renuncia” a un hecho forzado por la violencia generada y la guerra civil en ciernes. La coordinación de dichos medios con funcionarios del Grupo de Lima fue total.

A continuación la prensa comprometida con el golpe tildó de “turbas” a los grupos que se manifestaron en contra de la violencia generada por la oposición boliviana y de la salida de Morales del poder mientras llamaban “ciudadanos” a quienes celebraban el golpe.

Laboratorios buscan ablandar la indignación y validar el golpe

Un despliegue de operaciones de propaganda en medios y redes sociales determinó el resultado del referéndum de 2016 donde se consultó a los bolivianos si estaban de acuerdo con modificar su Constitución para que Morales se postulara de nuevo a los comicios presidenciales de 2019.

En plena campaña, al presidente boliviano le endilgaron un hijo no reconocido del que llegó a admitir su existencia, precisando que el bebé había fallecido poco después de nacer.

El escándalo estalló y sirvió de excusa para acusaciones de tráfico de influencias lanzadas por la oposición en su contra, ello fue determinante para que Morales perdiera ese referéndum por un estrecho margen y, posteriormente, el periodista que reveló el escándalo se retractó asegurando que el hijo “no reconocido”, es decir, el supuesto bebé “fallecido”, nunca existió.

También medios y redes acompañaron al golpe fraguado en Bolivia desde el comienzo. Numerosos memes y videos lanzados en las redes sociales resaltan la “osadía” del presidente del Comité Cívico Pro Santa Cruz para enfrentar a Morales. “Macho Camacho”, se escribe en los grupos de WhatsApp.

“Camacho, amigo, el pueblo está contigo”, le cantaban cada tarde cuando iba a arengar en pro del paro cívico indefinido. “¡Camacho, alcalde!”, le gritan cuando recorre a pie y fuertemente escoltado una avenida céntrica haciéndose centenares de selfies con chicas y chicos que se lo piden. Por su parte medios como Infobae, involucrados en procesos de guerra informativa contra Venezuela o Cuba, hacen semblanzas épicas a su favor mientras llenan de publicidad pagada los medios bolivianos.

Por otra parte, Luciano Galup, especialista en comunicación política, escritor del libro Big Data y Política y director de la consultora Menta Comunicación, afirma en su cuenta twitter @lgalup que al menos 800 cuentas de las que participaron en el hashtag o etiqueta #BoliviaNoHayGolpe tenían 0 (cero) seguidores y 3 mil 612 cuentas tienen entre cero y un seguidor. Además hay 4 mil 492 cuentas que se crearon entre el 11 y 12 de noviembre solo para participar de la etiqueta.

Esto hace presumir la acción coordinada de bots, cuyo financiamiento pareciera ser parte de la misma operación golpista, para exaltar a los actores involucrados y ablandar la indignación social con respecto al golpe de Estado. Los defensores del cambio de régimen en Bolivia buscaron lavarle la cara al hecho y legitimarlo.

Ante la opinión de otros usuarios que argumentaron que pudo ser interés simultáneo de varias personas por el tema, el especialista muestra nombres de cuentas que son similares y parecieran formar parte de un patrón de creación masiva de cuentas en la mencionada red.

Al escribir en el buscador frases como: “Friends from everywhere, in Bolivia there was NO COUP” aparecen cientos de cuentas falsas que muestran el mismo mensaje en inglés.

Galup declaró a Página 12 que “ese tipo de acciones coordinadas no tienen mucho impacto en la política doméstica. Un Trending Topic no tiene efectividad sobre la gente que vive esas experiencias y ocupa esos territorios. Pero a nivel mundial pueden funcionar como propaganda”, agregó que la campaña en redes contra Evo tiene como objetivo legitimar (internacionalmente) el golpe y lavarle la cara al gobierno ilegítimo entrante.

“Las dictaduras y los golpes de Estado necesitan legitimarse frente al concierto de naciones porque puede haber sanciones. Funciona como una política exterior, no una doméstica”, aclaró.

De ahí que buena parte de la campaña se ha realizado en inglés, la validación internacional permitiría que los organismos multilaterales y países de otros continentes no actúen contra el nuevo gobierno aislándolo.

Medios internacionales evaden hablar de golpe

Los medios orientados por agendas de la corporatocracia que busca disolver el Estado Plurinacional evitaron enmarcar la acción como un golpe de Estado, al contrario, afirman que el presidente Evo Morales “dimitió” (ABC News, 11/10/19), en medio de “protestas” generalizadas (CBS News, 11/10/19) de una “población enfurecida” (New York Times, 11/10/19) enojada por el “fraude electoral” (Fox News, 11/10/19) de la “dictadura en toda regla” (Miami Herald, 11/9/19).

CNN (11/10/19) desestimó los resultados presentándolos como una farsa en la que “Morales se declaró vencedor” mientras el informe de TIME (11/10/19) presentó como catalizador de su “renuncia” a las “protestas” y “acusaciones de fraude” y no el hecho de haber sido forzado por los militares. Por su parte, CBS News (11/10/19) ni siquiera incluyó la palabra “acusaciones” en su titular; más bien: “El presidente boliviano Evo Morales renuncia tras el fraude electoral y las protestas”.

Se estableció una aceptación acrítica de las opiniones de la OEA sobre las elecciones a pesar de la falta de pruebas que las respalden, tal es el caso de BBC (11/10/19) y Voice of America (11/10/19) en la cobertura de las elecciones. Ningún medio de comunicación advirtió a sus lectores que la OEA es una organización creada explícitamente para atacar a los gobiernos progresistas.

El informe de la OEA nunca determinó que se hubiesen cometido delitos electorales, sin embargo, su secretario general, Luis Almagro, pide que la justicia investigue a los responsables de estos supuestos delitos “hasta las últimas consecuencias”, avalando así la persecución judicial del partido de Evo Morales, Movimiento al Socialismo (MAS).

El informe preliminar electoral de la OEA que detonó la consumación del golpe no habla de 23% de actas irregulares. Se refiere a 23% de una muestra de 333 actas que no fueron escogidas al azar, de un total de 34 mil 555. Eso es el 0.22%.

Tampoco se mencionaron el secuestro y la tortura de funcionarios electos, el saqueo de la casa de Morales, la quema de edificios públicos y de la bandera plurinacional Wiphala, todos los cuales fueron ampliamente difundidos en los medios de comunicación social y habrían sugerido una interpretación muy diferente de los hechos.

Ni en redes sociales ni medios corporativos de Estados Unidos dieron cobertura del detallado informe del Centro de Investigación Económica y Política (CEPR, por sus siglas en inglés), grupo de expertos independiente con sede en Washington, que afirmaba que los resultados de las elecciones eran “consistentes” con los cómputos anunciados.

Queda en evidencia el montaje, sin embargo pierde todo un país a cuyas mayorías les están siendo aplicadas medidas excluyentes. Esos mismos medios y redes se encargarán de invisibilizar sus protestas.

 

Acerca de ZonaFranK

No pestañeo cuando te miro, Para que te acuerdes de mi apellido. La operación Cóndor invadiendo mi nido, ¡Perdono pero nunca olvido!
Esta entrada fue publicada en Bolivia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .