EE.UU. y la construcción del Golpe en Bolivia.

qq

Un informe del CELAG analiza a los actores del Golpe de Estado en Bolivia y el rol de EE.UU. en el proceso.

Tomado de Noticias La Insuperable

Un informe del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG) elaborado por los investigadores Silvina Romano, Tamara Lajtman, Aníbal García Fernández y Arantxa Tirado, analiza a los diversos actores que, dentro y fuera de Bolivia, estuvieron involucrados en el Golpe de Estado así como el rol que cumplió el gobierno de Donald Trump en los hechos.

Ya desde las elecciones que reeligieron a Evo Morales, “los medios de comunicación nacionales y extranjeros fabricaron matrices de opinión falsas para deslegitimar a Evo y al proceso de cambio ante la opinión pública. Finalizados los comicios, la oposición rechazó los resultados, denunció fraude y se negó a participar en la auditoría conducida por la Organización de Estados Americanos (OEA) a propuesta del Gobierno boliviano, tras el informe preliminar de la OEA que cuestionaba la imparcialidad de las elecciones y denunciaba irregularidades en el conteo provisorio de los votos. Dicho informe contribuyó con un recuento de sufragios que no fue representativo y con declaraciones de su representante, que contrastaban con otros informes más completos”.

El informe del CELAG, haciendo foco en la importancia de Bolivia en la geopolítica estadounidense, destaca “un artículo de agosto de 2018 titulado “El papel de Bolivia en la transición energética amenazado por la incertidumbre del litio”, el Atlantic Council -think tank referente del establishment imperialista fundado en 1961 en el marco de la Guerra Fríaplantea que: “Bolivia tiene un alto potencial para ser crucial en el desarrollo de litio (…) el mayor inhibidor de la inversión extranjera es la reputación de Bolivia que tiene un clima de inversión inseguro. Después de asumir el cargo en 2006, Morales nacionalizó la industria de hidrocarburos de Bolivia, despojando la propiedad de compañías extranjeras. Además de los reparos sobre la ideología de Morales, existe su control sobre el poder: Morales ha lanzado un referéndum público para permitirle enmendar el límite constitucional del mandato, declarando su candidatura para las elecciones del próximo año a pesar de alcanzar el límite de mandato decretado constitucionalmente. (…) El litio puede convertirse en un problema geopolítico. China ya tiene una producción nacional significativa y ha comprado una gran parte de la compañía de litio más grande de Chile, consolidando cierto control sobre el suministro de litio”.

El informe deja en evidencia las redes tendidas entre los golpistas, los medios de comunicación, y organismos como la Organización de Estados Americanos (OEA). El gobierno estadounidense fue el primero en reconocer al gobierno de facto de la auto-proclamada Jeanine Añez, pero desde principios de año ya habían declarado a través del Departamento de Estado que el proceso electoral en Bolivia era irregular.

Las Fuerzas Armadas y la policía también fueron actores de peso dentro del proceso de desestabilización del país andino: “Altos mandos de las FF.AA. y funcionarios del Gobierno involucrados en el proceso golpista, además del general Orellana, pasaron por academias e instituciones estadounidenses, como el general Vladimir Yuri Calderón, comandante general de la Policía, que fue agregado policial en Washington hasta diciembre de 2018, o el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman, que fue agregado militar en EE. UU. entre 2013 y 2016. Además asistió en Fort Benning al curso “Comando y Estado Mayor en 2003”, plantea el informe, que concluye expresando que “El golpe a Evo concatena varias experiencias golpistas de finales de siglo XX y lo que va del siglo XXI. El cerco mediático construido con terror en distintos medios nacionales (como en el golpe a Chávez en 2002), la insubordinación policial (como a Correa en 2010), el pedido de fuerzas de extrema derecha de no aceptar una reelección más de Evo y de nuevas elecciones sin él (como en Brasil con Lula), el intento de consumar el golpe de Estado legitimándolo desde la comunidad internacional con el nombramiento de un nuevo Gobierno de facto que se pretende validar por unas futuras nuevas elecciones (como en Honduras, contra Zelaya, en 2009), el eminente golpe con tácticas de terror social (como en las distintas “guarimbas” en Venezuela), la autoproclamación de Áñez (como la de Juan Guaidó en Venezuela) y el respaldo de EE. UU., y posiblemente, el intento de judicialización (el cual comenzó con Fernando Lugo en Paraguay y siguió por varios países de Nuestra América)”.

Acerca de ZonaFranK

No pestañeo cuando te miro, Para que te acuerdes de mi apellido. La operación Cóndor invadiendo mi nido, ¡Perdono pero nunca olvido!
Esta entrada fue publicada en Bolivia, EEUU, Embajada EEUU en Bolivia, Evo Morales, OEA, Oposicion en Bolivia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .