Aprendiendo lecciones… la unidad vs OEA.

Por:  zonafrank.wordpress.com

Si alguien aún duda de la impostergable necesidad de unidad de nuestros pueblos de América, sólo busque información sobre la cantidad de planes y estratagemas diseñadas por Estados Unidos para evitarlo. Conociendo un poco cómo maneja el imperio su política hacia la región, sólo ese dato nos daría una buena pista.

Sin embargo, con su usurpador discurso integracionista continúa vendiéndonos a la Organización de Estados Americanos (OEA) como la legítima realización de ese nuestro sueño de unión.

Por estos días la desprestigiada institución ha hecho gala de su desfachatez e inmoralidad, irrespetando con ello a cada latinoamericano con vergüenza y verdadero amor a su suelo patrio, con independencia de su criterio o filiación política.

Reflexionemos rápido: ¿Cuál fue la posición de la OEA en el proceso eleccionario en Bolivia? (proceso realizado con apego a legalidad y bajo su observación) ¿Cuál ha sido la conclusión de la OEA sobre los resultados de las elecciones? ¿Hubo fraude? No sé a otros, a mí, me decepciona cuanto menos su incompetencia. Parece una burla (o mínimo sospechoso) que aún no haya conclusiones definitorias sobre Bolivia cuando OEA ha demostrado tanta “entrega, implicación a fondo y agilidad” tratándose de informes o resoluciones contra Nicaragua, Cuba o Venezuela.

Días recientes nuestro hermanos bolivianos, chilenos y colombianos han padecido atroces reprimendas por las fuerzas mandatadas por Constitución precisamente para defenderlos. Días que recuerdan las más cruentas dictaduras (Batista, Trujillo, Somoza, etc) se repiten en las pantallas de nuestros móviles y computadoras.

¿Dónde está la OEA? ¿Qué piensa de la tortura y vejámenes sufridos por mujeres, adolescentes y estudiantes en plena calle? ¿Dónde quedó la tan trillada defensa de los DDHH? Parece la OEA estar muy ocupada en su propia agenda, perdón, en la agenda dictada desde Washington.

Justo después de la expulsión de Cuba de la OEA en 1962 Fidel explica en un discurso: “En muchos países de América Latina la Revolución es hoy inevitable. Ese hecho no lo determina la voluntad de nadie; está determinado por las espantosas condiciones de explotación en que vive el hombre americano, el desarrollo de la conciencia de las masas, la crisis mundial del imperialismo y el movimiento universal de lucha de los pueblos subyugados”.

Nuestros pueblos deben aprender de su historia y actuar en consecuencia con las lecciones recibidas. Solo la lucha unida nos salvará de continuar padeciendo cíclicamente de las arremetidas de la oligarquía buscando mantener su saqueo a costa de nuestros sudores. Desde 1810, el sacerdote Miguel Hidalgo nos mostró la ruta: “Rompamos, Americanos, estos lazos de ignominia con que nos han tenido ligados tanto tiempo: para conseguirlo, no necesitamos sino unirnos”.

Más de doscientos años después, durante la segunda Cumbre de la CELAC en La Habana, Raúl Castro dijo: “Debe ser prioridad la creación de un espacio político común en el que avancemos hacia el logro de la paz y el respeto entre nuestras naciones, en el que seamos capaces de superar los obstáculos objetivos y aquellos que intencionadamente se nos impongan, en el que podamos utilizar los recursos de manera soberana y para el bienestar común y poner las capacidades científicas y técnicas en función del progreso de nuestros pueblos, en el que hagamos valer principios irrenunciables como la autodeterminación, la soberanía y la igualdad soberana de los Estados.”

Obviamente nada tiene que ver la OEA con lo anterior. Aprendamos pronto la lección, enmendemos el error que no debimos cometer al someter nuestras soberanías a la OEA, integrémonos por nuestro propio desarrollo, sin miedo a alzar la voz y defendamos nuestra identidad contra las culturas foráneas que nos pretenden imponer. Pero sobre todo, defendamos nuestro derecho a vivir en PAZ…. ¡y sin OEA!.

¿Qué más podemos hacer sino vivir y luchar juntos, aunque sea como perros y gatos? Es el sueño de Bolívar más actual que nunca: la integración del continente. Para seguir peleando juntos contra la muerte en las trincheras de la felicidad, luchando por ser nosotros mismos, por más paz para siempre, por más tiempo y mejor salud, más comida caliente, más rumbas sabrosas, más de todo lo bueno para todos. En una palabra: más amor.
                                                                                                         “Gabo: ¿Otro dinosaurio?”. Semana, diciembre de 1989.

Acerca de ZonaFranK

No pestañeo cuando te miro, Para que te acuerdes de mi apellido. La operación Cóndor invadiendo mi nido, ¡Perdono pero nunca olvido!
Esta entrada fue publicada en #CELAC, #integracion, America latina, OEA, Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .