¿Por qué Trump se enfoca en hacer feliz a Marco Rubio?

El senador Marco Rubio, visto aquí discutiendo sobre América Latina en 2019, es ampliamente conocido en Washington como una fuerza importante detrás de las políticas del presidente en la región. | Wilfredo Lee/AP Photo

“Cuando el presidente Donald Trump asumió el cargo, transmitió una instrucción clave sobre cómo manejar a América Latina: hacer feliz a Marco Rubio”, afirma un artículo publicado este lunes por el medio estadounidense Politics, Policy, Political News-POLITICO, en el que se muestra el descomunal papel que desempeña el senador floridiano en la política exterior de Estados Unidos hacia América Latina.

Apoyado en declaraciones y criterios de exfuncionarios de la propia administración norteamericana vinculados al tema de América Latina, se plantea que Marco Rubio se ha vuelto demasiado poderoso, despiadado en sus esfuerzos por controlar los mensajes y expulsar a cualquiera que tenga un papel en la política de América Latina que pueda ser percibido como suave en Cuba o Venezuela, mientras que es demasiado limitado en su enfoque en solo unos pocos países, en una región de más de 650 millones de personas.

“Sabíamos desde el principio que en la política de América Latina Trump no estaba tomando señales de los funcionarios de carrera. Estaba siguiendo las señales de los cubanos de línea más dura en Miami “. Ex funcionario del Estado

La influencia de Rubio, señala el artículo, va mucho más allá de su título formal de senador de Florida. Con el poder de Trump, ahora es ampliamente conocido en Washington, y en las capitales latinoamericanas desde Buenos Aires hasta La Habana, como una fuerza importante detrás de las políticas del presidente en la región. Rubio se ha convertido efectivamente en secretario de Estado para América Latina, según entrevistas con más de una docena de ex funcionarios de la Casa Blanca y del Departamento de Estado y legisladores, asesores y analistas republicanos actuales.

El interesante material de la reportera Sabrina Rodríguez continúa contando cómo la administración ha aprendido a buscar la bendición de Rubio en las contrataciones clave relacionadas con la región, y cómo el presidente solicita habitualmente su opinión sobre nuevas iniciativas políticas. Rubio rechaza etiquetas como “secretario virtual de Estado para América Latina”, una denominación que el New York Times le otorgó el año pasado. “Eso implica que no tenemos un secretario de Estado y eso no es exacto”, dijo a POLITICO en una entrevista. “Si la gente lo dice como un cumplido, no pretendo apagarlo. Pero no es que las personas con las que estoy trabajando o que brindan consejos necesiten ser convencidas para hacer estas cosas “. Describe su propio papel en términos más humildes: ofrecer consejos y “empujarnos en una dirección u otra” en las decisiones de contratación y políticas, aunque esto último no parece ser tal cual.

La influencia de Rubio ha “distorsionado la política”, dijo Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, un grupo de expertos con sede en Washington centrado en América Latina, que criticó el “enfoque singular” de los altos funcionarios en Cuba, Venezuela y Nicaragua y agregó que dentro de la administración, los funcionarios enfrentan un dilema continuo sobre cuánta deferencia pagar al senador de Florida. “Rubio es ventajoso para ti o un obstáculo. ¿Cuál eliges?” dijo un ex funcionario de la administración centrado en América Latina.

No menos interesante resultan las revelaciones del artículo sobre la influencia de Marco Rubio, no sólo en Trump, sino en otras estructuras como el Consejo de Seguridad Nacional (NSC), en el vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado Mike Pompeo, cuando de temas relativos a Cuba, Venezuela y ocasionalmente Nicaragua se trata.

“En múltiples ocasiones, Rubio llegó directamente al personal de NSC con comentarios sobre opciones de políticas en vivo relacionadas con Cuba y Venezuela que no habían discutido con él o su personal directamente. Supusieron que el presidente había compartido la información con Rubio en sus conversaciones privadas. Rubio también está cerca con el vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado Mike Pompeo, que se remontan a sus días en el Congreso; Pompeo incluso respaldó a Rubio durante su postulación a la presidencia en 2016. El vicepresidente a menudo ha escuchado los llamados de Rubio a tomar ciertas medidas sobre Cuba y Venezuela. En 2018, a pedido de Rubio, Pence usó su discurso en la Cumbre de las Américas en Perú para ofrecer a Estados Unidos como país anfitrión para el próximo, que tendrá lugar en 2021, dijeron ex funcionarios de la administración”.

Según POLÍTICO, algunos analistas de América Latina dicen que los funcionarios de la administración naturalmente acudirían a Rubio en busca de orientación dado que el senador de Florida, que preside el subcomité de Relaciones Exteriores del Senado sobre el Hemisferio Occidental, es uno de los legisladores con mayor conocimiento de la región. Pero señalan que Rubio rara vez, si es que alguna vez, habla de países latinoamericanos que no son Venezuela, Cuba o Nicaragua. Por ejemplo, nunca se ha reunido con la embajadora mexicana Martha Bárcena, confirmó la embajada de México, a pesar de que México es el vecino del sur y socio comercial más grande en 2019.

“No está haciendo política exterior. Es la política electoral de Florida, y sí, tiene éxito en Florida. Pero, francamente, es un incumplimiento de su deber como presidente del subcomité del Hemisferio Occidental ignorar a la mayoría de la región “, dijo un analista conservador de América Latina.

Sobre los manejos realizados por Rubio para asegurarse aliados de línea dura en puestos de relevancia, se ejemplifica en el artículo varios casos en los que el senador expulsó a funcionarios y ayudantes que no compartieron sus puntos de vista sobre Cuba y Venezuela, en tanto colocaba a fieles servidores.

Tal es el caso de la colocación de su viejo amigo Mauricio Claver-Carone en la Casa Blanca como jefe de Asuntos del Hemisferio Occidental en el NSC, que antes dirigió un comité de acción política que trabajó para preservar el embargo de Estados Unidos contra Cuba y fue un opositor abierto de los esfuerzos del gobierno de Obama para normalizar las relaciones con Cuba. En junio, Claver-Carone, quien es considerado por ex funcionarios de la administración, aliados de Rubio y analistas latinoamericanos para trasladar mucho poder de decisión sobre la política de Cuba y Venezuela del Estado al NSC, fue nominado para dirigir el Banco Interamericano de Desarrollo .

Rubio también recomendó a Carlos Trujillo, otro cubanoamericano que anteriormente era abogado en Miami, que se desempeñara como embajador de EE. UU. en la Organización de Estados Americanos en 2018, dijeron asistentes y aliados de Rubio. Trujillo, a quien varios analistas de América Latina llaman “Little Marco”, ahora está en camino de ser confirmado como secretario asistente para el Hemisferio Occidental, la posición más importante de América Latina en el Departamento de Estado.

Entre las zancadillas que ha interpuesto Rubio a funcionarios de carrera, con experiencia de décadas en el servicio exterior, se menciona el caso de Caleb McCarry y Francisco “Paco” Palmieri. “La oficina de Rubio no niega la participación del senador de Florida en expulsar a los funcionarios para hacer espacio para sus elecciones. El Sen. Rubio cree que el personal es política y continuará usando su papel en el Senado para avanzar en la política de Estados Unidos “, dijo un portavoz citado en el artículo.

Tal y como se menciona en el artículo, Marco Rubio ha tenido mucho más éxito en inclinar al gobierno de los EEUU a su forma de pensar que en efectuar un cambio en Cuba y Venezuela, desgastando, a nuestro juicio, la imagen del llamado imperio más poderoso del mundo, empantanado en conflictos con países soberanos e independientes que no representan una amenaza a su seguridad nacional, aunque sí, claro está, a sus intereses hegemónicos geopolíticos en la región latinoamericana.

Si la clave de Trump para manejar a América Latina es hacer feliz a Marco Rubio, la de Rubio es, a su vez, hacerse feliz a él mismo y a un reducido grupo de extremistas de la Florida, con un amplio curriculum terrorista y mafioso, en paticular contra Cuba y Venezuela.

Fuente: https://www.politico.com/news/2020/08/03/marco-rubio-trump-latin-america-policy-390858

Acerca de ZonaFranK

No pestañeo cuando te miro, Para que te acuerdes de mi apellido. La operación Cóndor invadiendo mi nido, ¡Perdono pero nunca olvido!
Esta entrada fue publicada en #Venezuela, Cuba, EEUU, Marco Rubio, Politica de EEUU a Cuba y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .