EEUU es el peor violador de la libertad de prensa en el mundo, no su protector

Por Ben Norton / Multipolarista

Desde la persecución y tortura del periodista Julian Assange hasta la censura masiva de medios independientes por parte de contratistas del gobierno estadounidense en Silicon Valley, los ataques de Washington a la libertad de prensa dañan a todo el planeta.

El gobierno de Estados Unidos emplea muchas estrategias para tratar de justificar su intervención en los asuntos internos y su violación de la soberanía de las naciones extranjeras. Una de estas tácticas engañosas es su explotación de las acusaciones de que sus adversarios violan la libertad de expresión.

Esto es bastante irónico, dado que Estados Unidos es el principal violador de la libertad de prensa en el mundo, según cualquier definición consistente del término.

Y a diferencia de los países que, según Washington, supuestamente reprime la libertad de expresión dentro de sus fronteras, la censura del gobierno estadounidense a los medios de comunicación independientes y su represión de las voces alternativas es global, y perjudica a personas de todo el planeta.

La administración de Joe Biden, en particular, ha hecho todo lo posible para presentarse como un defensor de las libertades civiles.

En mayo, la Casa Blanca publicó un comunicado en conmemoración del Día Mundial de la Libertad de Prensa. El propósito de la declaración era retratar a Rusia como uno de los principales violadores de la libertad de expresión, y a Estados Unidos como su noble protector.

Pero la realidad es que Washington es culpable de muchísima más persecución de periodistas que cualquier cosa de la que se acuse a Moscú.

La persecución del gobierno de EEUU a Julian Assange amenaza la libertad de expresión en todo el mundo

No hay símbolo más espantoso de la ridícula hipocresía de Estados Unidos al presentarse a sí mismo como un protector de la libertad de prensa que su persecución autoritaria del periodista más famoso de la Tierra: Julian Assange.

El despiadado ataque del gobierno de EEUU contra Assange, el fundador y editor de la publicación periodística WikiLeaks, es probablemente el peor golpe a la libertad de expresión llevado a cabo por cualquier gobierno en la historia, con implicaciones peligrosas para todos los seres humanos en el planeta.

El caso de Estados Unidos contra Assange equivale esencialmente a una criminalización del periodismo.

Washington busca extraditar y enjuiciar a Assange, un ciudadano australiano que nunca ha vivido en Estados Unidos, por el “delito” de publicar información veraz que expone los crímenes de guerra estadounidenses – en otras palabras, por hacer el tipo de periodismo que cualquier buen reportero debería hacer.

Assange enfrenta hasta 175 años de prisión por 18 cargos. Si tiene éxito en el proceso de extradición, Estados Unidos probablemente arrojará al editor de WikiLeaks a una mazmorra de estilo medieval, donde estará recluido en régimen de aislamiento por el resto de su vida.

Debido a la persecución de Estados Unidos y el Reino Unido, Assange ya ha estado prácticamente encarcelado durante una década. A partir de 2012, el periodista de WikiLeaks buscó refugio en la embajada de Ecuador en Londres. Terminaría atrapado allí durante siete años.

En 2015, el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre la Detención Arbitraria determinó que Assange había sido “detenido arbitrariamente” y debía ser liberado y recibir una compensación.

El gobierno británico ignoró a los expertos legales de la ONU. En cambio, en 2019, las autoridades del Reino Unido violaron la integridad territorial de Ecuador, ingresaron a la embajada y secuestraron a Assange (quien en ese momento era un ciudadano ecuatoriano naturalizado, además de su nacionalidad australiana).

Desde 2019, Assange ha sido objeto de un trato draconiano en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh en Londres, junto con personas condenadas por “terrorismo”, asesinato y otros delitos violentos.

El Grupo de Trabajo de la ONU sobre la Detención Arbitraria condenó una vez más al gobierno de Reino Unido en 2019 por violar las libertades y los derechos fundamentales de la periodista australiana.

En Belmarsh, Assange ha estado recluido en régimen de aislamiento hasta 23 horas al día. Los expertos legales de la ONU han declarado repetidamente que este tipo de confinamiento solitario prolongado, que se lleva a cabo de manera rutinaria en Estados Unidos y Reino Unido, equivale a tortura psicológica.

En otras palabras, Julian Assange ha estado encarcelado durante una década, ha sido sometido a torturas extenuantes y probablemente pasará el resto de su vida en una prisión estadounidense, todo porque cometió el “crimen” de hacer periodismo.

Es imposible imaginar una tiranía más absoluta que esta. Con el caso Assange, Estados Unidos está creando un precedente que dice que puede encarcelar a cualquier periodista o realmente a cualquier persona en la Tierra, independientemente de su nacionalidad, arrojarlos a un calabozo por el resto de su vida y torturarlos. Lo único que Washington necesita hacer es inventar cargos y afirmar que ese individuo violó sus leyes nacionales.

Assange no es la única víctima de este tipo de persecución kafkiana por parte del régimen estadounidense. Estados Unidos tiene varios presos políticos, incluido el periodista revolucionario negro Mumia Abu-Jamal.

Aunque tiene menos del 5% de la población mundial, Estados Unidos tiene casi el 25% de sus presos.

La censura estadounidense a los medios afecta a todo el mundo, no solo a los norteamericanos

En su declaración de mayo sobre el Día Mundial de la Libertad de Prensa, la Casa Blanca de Biden condenó a Rusia por aprobar “una ley de ‘desinformación’ destinada a silenciar a quienes dicen la verdad”.

La hipocresía difícilmente podría ser más ridícula. El gobierno de EEUU ha usado acusasiónes de la llamada “desinformación” para censurar a los medios de comunicación y a los periodistas de todo el mundo, borrando su trabajo y eliminándolos de las plataformas digitales.

Mientras Washington acusa a Moscú de violar la libertad de expresión dentro de Rusia, la censura estadounidense perjudica a todo el planeta.

En marzo, el gobierno de EEUU obligó a YouTube a censurar la principal red de medios de comunicación de Rusia, RT, en todos los países del mundo. La Unión Europea también prohibió los medios de comunicación rusos RT y Sputnik.

Washington y Bruselas insistieron en que esta violación draconiana de la libertad de expresión era necesaria porque supuestamente Moscú estaba difundiendo “desinformación” sobre la guerra en Ucrania. Mientras tanto, sus propios medios de comunicación han sido expuestos constantemente por difundir noticias falsas y propaganda engañosa para justificar las guerras de agresión ilegales de Occidente – lo que explica por qué solo el 11% de los norteamericanos confía en las noticias de televisión y solo el 16% cree en los periódicos.

La censura de los medios de comunicación rusos por parte de YouTube no solo afectó a las personas en Norteamérica y Europa, sino a todo el mundo. Y YouTube no es solo una empresa privada; es propiedad de Google, que está inextricablemente vinculada al gobierno de los Estados Unidos.

Todas las principales empresas de Silicon Valley (el Valle del Silicio) son contratistas del gobierno de EEUU. Google, Facebook (propietaria de Instagram y WhatsApp) y Twitter tienen muchos miles de millones de dólares en contratos con agencias del gobierno de EEUU, como la CIA, el FBI, la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), el Departamento de Defensa y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), así como sus departamentos de policía.

El gobierno de EEUU utiliza los gigantes tecnológicos en Silicon Valley (“Big Tech” en inglés) como armas de poder blando, censurando información que es inconveniente para sus intereses de política exterior, violando la libertad de expresión de miles de millones de personas en países extranjeros.

Esta censura a menudo es supervisada directamente por veteranos del estado de seguridad nacional de EEUU. Google y Facebook han contratado a decenas de ex agentes de la CIA, y oficiales de prensa de la OTAN. Twitter ha reclutado a muchos ex oficiales del FBI, y el alto funcionario que supervisa el contenido relacionado con Medio Oriente en Twitter también es miembro de la unidad de guerra psicológica del ejército británico, que admite librar una “guerra de información”.

La censura de Silicon Valley ha silenciado a innumerables medios de comunicación y periodistas en China, Rusia, Irán, Venezuela, Nicaragua, Cuba, Siria y otros países en la mira del imperio estadounidense.

Los medios de comunicación iraníes han sido censurados constantemente por el gobierno de EEUU y sus brazos de poder blando en Silicon Valley. El Departamento de Justicia de EEUU hasta confiscó los nombres de dominio de decenas de páginas de noticias que, según afirma, estaban siendo administrados por Irán y Yemen.

La cadena de televisión principal de Irán, Press TV, ha tenido sus cuentas de redes sociales censuradas muchas veces. El régimen estadounidense también robó su nombre de dominio presstv.com.

nota

Esta censura en las redes sociales casi siempre sirve a los intereses del gobierno estadounidense.

A solo una semana de las elecciones de Nicaragua en noviembre de 2021, Silicon Valley lanza una purga coordinada de cuentas prosandinistas en las redes sociales.

Se censuraron cientos de perfiles en Facebook, Instagram, Twitter y Facebook. Todos ellos eran prosandinistas. Ni una sola cuenta era de la oposición de derecha, respaldada por Estados Unidos.

Por el contrario, los nicaragüenses de la oposición de derecha respaldada por EEUU son promocionados constantemente en las redes sociales y verificados, mientras que los izquierdistas están suspendidos.

Lo mismo quedó claro en el intento de golpe de estado liderado por Estados Unidos contra Venezuela. Los representantes del gobierno elegido democráticamente de Venezuela fueron suspendidos en Twitter, mientras que los golpistas designados por EEUU, como el títere no electo Juan Guaidó y su pandilla de complices corruptos, fueron verificados y promovidos.

Mientras utilizan vagas acusaciones de “desinformación” para justificar la censura de estas voces independientes en las redes sociales, las corporaciones de Silicon Valley simultáneamente toman dinero de los medios de comunicación estatales de EEUU para publicar anuncios que promueven la propaganda contra los adversarios de Washington.

Además de la censura directa a través de suspensiones, también existe una censura más sutil por parte de las megacorporaciones de Silicon Valley.

Google, por ejemplo, distorsiona su algoritmo para promocionar las principales páginas corporativos, y tiene una lista negra de medios que oculta en los resultados de búsqueda. Esto significa que las publicaciones de los medios independientes, especialmente las páginas de izquierda y antiimperialistas, se ven gravemente perjudicadas por el algoritmo de Google y reciben un tráfico significativamente menor.

Hasta DuckDuckGo, que se comercializa como una alternativa de Google que protege la privacidad, se involucra en esta censura política. Después de que Rusia iniciara su operación militar especial en Ucrania en febrero de 2022, el sitio web anunció que degradaría en sus resultados de búsqueda cualquier página que acusara de ser prorrusa.

Mientras censura a los periodistas independientes en casa, EEUU financia a los llamados ‘periodistas independientes’ en el extranjero para desestabilizar a sus adversarios

Mientras Estados Unidos persigue a los periodistas que denuncian sus crímenes y censura agresivamente a los medios de comunicación independientes que operan dentro de sus fronteras, Washington afirma irónicamente que apoya a los “medios independientes” en el exterior.

En su declaración de mayo sobre el Día Mundial de la Libertad de Prensa, la Casa Blanca de Biden pidió apoyar a los llamados “medios independientes” en países extranjeros.

Las fachadas de la CIA como la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y la Fundación Nacional para la Democracia (NED) han invertido muchos millones de dólares para financiar a activistas de los medios en países donde Estados Unidos busca un cambio de régimen.

El gobierno de EEUU afirma que está apoyando a la “sociedad civil”, pero en realidad está financiando a grupos políticos de oposición que usan los medios como arma para desestabilizar a los adversarios de Washington.

Por definición, estos activistas de los medios no son “independientes” – reciben fondos del gobierno de EEUU para promover sus intereses políticos. Son esencialmente empleados indirectos del Departamento de Estado de EEUU e instrumentos del poder blando de Washington.

Estos activistas de los medios difunden constantemente noticias falsas, desinformación y propaganda, y han desempeñado un papel clave en los violentos intentos de golpe de estado en Nicaragua, Venezuela, Bolivia, Hong Kong, Siria, Bielorrusia y más allá.

La absurda hipocresía de que Washington persiga a los periodistas independientes en casa mientras los financia en el extranjero destaca el profundo cinismo de las tácticas de la guerra de la información del régimen estadounidense.

Washington puede presentarse a sí mismo como el faro de la libertad y la democracia, pero su imperio global es autoritario y despiadado.

La represión del gobierno de Estados Unidos afecta a todos en la Tierra. Mientras EEUU mantenga su imperio, y continúe tratando de controlar todos los asuntos políticos y económicos del planeta, ningún país, ni individuo, podrá estar completamente a salvo.

Acerca de ZonaFranK

No pestañeo cuando te miro, Para que te acuerdes de mi apellido. La operación Cóndor invadiendo mi nido, ¡Perdono pero nunca olvido!
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.